Curas termales y de montaña – 1ª Parte.

Nadie sabe cuánto tiene hasta que lo pierde.

Los colombianos estamos llevando a destajo la naturaleza, desconociendo la importancia de la misma en la vida humana, solo basta mirar fotos aéreas de Chocó, Amazonas, los picos nevados y la llanura para compararlas con las de años anteriores.

Valdría la pena que autoridades en general se tomaran el trabajo de visitar sectores del mundo donde solo les falta llorar, gritar a los visitantes para hacerles entender la gravedad de acabar con el agua, con la vida, destruyendo la naturaleza.

Ejemplo en Islas Canarias, en Tenerife, existe Lanzarote donde hace 4 años no llueve, subiendo al volcán del Teide el frente que recibe los vientos de Alaska tiene un poco de arboleda muy precaria, donde no hay maleza por debajo, sotobosque. No hay agua, no hay animales, ni un pájaro.

En la pared contraria, los vientos son calientes y allí solo hay rocas; en la anterior las plantaciones no alcanzan una altura importante por no contar con agua, dependen de la humedad que recogen del viento marino, están desesperados por decir lo menos, quisieran tener la vara mágica para concienciar a los visitantes a fin que se metan en la piel la urgencia de preservar la naturaleza, la vida y el agua.

Pueden imaginar mis querido lectores, nacionales e internacionales que están leyendo esta columna, ¿qué pasaría en Santa Rosa de Cabal – Risaralda – Colombia – Sur América si no se protege la foresta que resguarda las fuentes hídricas en general y de qué manera la recarga de las aguas termales?, ¿cuántas personas quedarían cesantes en su trabajo?

Podrían calcular cual sería el grado de extrema pobreza al que llegaríamos al acabar con la gallina de los huevos de oro, que es realmente lo que representa para los santarrosanos la riqueza en aguas termales con la que se cuenta, ¿cuál sería el mayor gasto de la Administración en asistencia médica y el conflicto social que se generaría?

Es urgente hacer una seria reflexión, hacer un calculo de cuántos empleos produce a los santarrosanos y a los risaraldenses la existencia del regalo de la ¡Divina Providencia! de las aguas termales, que a parte de generar riqueza y puestos de trabajo, genera bienestar y salud como lo vengo demostrando y lo puedo probar a nacionales y extranjeros.

Las curas de montaña son una riqueza para la salud humana, una gran oportunidad que hasta el momento no se ha valorado por nuestros coterráneos ni en un mínimo porcentaje por falta de conocimiento; solo falta observar como a nivel mundial se mueren más de (3) millones de niños por contaminación ambiental, aquí en Colombia este año han muerto unos (438) niños, sin contar el grave daño a los adultos.

Si hacemos un poco de memoria podemos concluir que hace muy pocos meses tuvimos en Colombia un fuerte llamado de atención con la sequía, Risaralda no fue la excepción, muchos acueductos veredales se quedaron sin agua.

 

Difusión del termalismo

Valga la pena reconocer la visión y la gran responsabilidad de las personas que en otrora pensaron a futuro y compraron fincas ganaderas y paperas en la cuenca del Río Otún que hoy son un maravilloso bosque que garantiza a futuro el abastecimiento del agua a los pereiranos.

Así mismo, reconocer a funcionarios de la Universidad Tecnológica de Pereira que también en otrora pensaron a futuro y programaron un bosque extraordinario que lo visitamos muchos pereiranos a diario para lograr una oxigenación muy importante y reducir un poco la exagerada contaminación que nos aqueja, mientras valoran y aprovechan la Reserva Termal San Vicente.

Recibí un reporte de un profesional de la salud de quien omito su nombre pues todavía no me ha autorizado, se convirtió en paciente consumidor del Agua Mineral Natural San Vicente después de estar severamente medicado, porque los avances en sus daños progresaban de manera exponencial, al saber y además leer mis columnas que cada semana me publican en éste prestigioso diario desde hace más de dos décadas y ver testimonios a través de la página, vino confiado en hallar un alivio con este maná líquido, a fe que su reporte es muy satisfactorio, tanto para él como paciente como para mi como comprometido con la causa.

Has que tu alimento sea tu medicina y tu medicina tu alimento”, Hipócrates padre de la medicina. Presidente ACTH, primer vicepresidente SITH, M, OMTH, director ALAH.

Add a comment

*Please complete all fields correctly

Artículos Relacionados

Posted by Asistente Comunicaciones | 25 enero, 2020
Difusión del termalismo
La ciencia del termalismo nace en el año 377 a.C. cuando Hipócrates,  padre de la medicina, instituyó las curas termales en las termas de Caracalla en Roma. Para la época...
Posted by Asistente Comunicaciones | 13 julio, 2019
AUMENTAN LAS CONSULTAS POR ESTRÉS Y DEPRESIÓN A NIVEL MUNDIAL
Mientras aumentan las consultas médicas por depresión y estrés a nivel mundial y nacional, en San Vicente Reserva Termal - Santa Rosa de Cabal - Colombia seguimos mostrando efectos positivos...
Posted by Asistente Comunicaciones | 6 julio, 2019
La Ciencia del Termalismo o la Hidrología Médica Termal
Remitirnos a los griegos y romanos, es sencillamente encontrar una historia de bienestar y salud a través de las aguas termales, la cual aún sigue vigente y no parará, gracias...