Si a la primera infancia le respondemos a tiempo en prevención y nutrición, ganaremos todos.

Las buenas intenciones no son válidas ante los acontecimientos que se viven a diario, lo que viene ocurriendo es de unas connotaciones sin precedentes y los efectos de las políticas actuales en materia de prevención y nutrición no ofrecen resultados que pudieran impedir tan crítica situación en materia de salud infantil.

Si evaluamos los enormes riesgos que implica la alta contaminación a la que los infantes se someten cuando se llevan a un centro hospitalario, podemos deducir que sale más dañino el remedio que la enfermedad; sin descartar desde luego que se presentan circunstancias graves en las que no hay lugar a pensarlo dos veces antes que acudir al centro de salud para salvar la vida del infante con un tratamiento invasivo.

Sin embargo, hay suficientes estudios en los que se muestran como los virus y bacterias que se acumulan en dichos centros, amenazan gravemente la salubridad de los infantes y también de los adultos como se ha demostrado. Así mismo hay alertas muy válidas de cómo el tipo de alimentación que se ofrece en los centros hospitalarios tan necesarios como son, es muy deficiente en materia nutricional, hecho que da lugar a un mayor avance de la alteración de la salud, lo he escuchado personalmente en foros con altos funcionarios del sector salud.

Si a estos antecedentes le agregamos que el 92% del aire que estamos respirando está contaminado según el informe de la OMS, entonces ¿qué esperanza nos queda?, mientras esto ocurre las estelas de humo de los vehículos aumenta y eso que dizque hay control ambiental, que tal que no lo hubiera.

No me asiste otro motivo para insistir, persistir y nunca desistir de estar poniendo en conocimiento de la humanidad las condiciones tan positivas y ampliamente probadas para reducir los daños de la salud en la primera infancia y por ende erradicarlos.  Poder ver y verificar con los niños, los padres y parientes, la enorme felicidad que produce en términos generales el poder observar cómo con recursos naturales y sin daños colaterales logramos prevenir, reducir y recuperar el bienestar perdido de los infantes en sus diversas alteraciones de salud, lo que es muy alentador, frente a los bajos resultados con los procesos convencionales como lo demuestran las estadísticas oficiales día a día.

He sido y seguiré siendo tozudo, terco y contundente en todos y cada uno de los espacios a los que pueda acceder cuando de mejorar la calidad de vida de la humanidad se trata, y en el caso puntual de la primera infancia sí que cierto.

Mis queridos lectores ¿conocen un animalito llamado babosa?, que acaba con las plantas y sobre todo las de ornamentación, con sal de mesa se desintegra al instante, así mismo sucede con la flema que invade bronquios y bronquiolos, con las sales minerales  contenidas en el agua mineral natural de la Reserva Termal San Vicente y con la nebulización en los baños de vapor en agua termales, madres con pH alcalino, sucede igual, es recomendable tomar el agua o ingresar a estos baños de vapor para los infantes o adultos cuando entran en congestión nasal por rinitis, antes que aumente el daño que somete al paciente a respirar por la boca, por donde no hay filtros, ni membrana para calentar el aire que ingresa por los cornetes como protector,  limitando  la oxigenación de la sangre y de paso generando daño al corazón.

Si entra en esta etapa, tome un poco de Agua Mineral Natural San Vicente, caliéntela al baño maría, haga nalsoterapia, inhalación por la nariz, si es un niño que no sabe como hacerlo, tome un gotero e introdúzcale le gotas por los cornetes (fosas nasales) y verifique cuantos segundos tarda para eliminar flema por boca y nariz.

 

Debemos abrir la mente

Es urgente eliminar la mentalidad de aguilucho, que, siendo huevo de águila, pero incubado por gallina, no se atreve a volar, cuando la única limitante es la mente.

Estos días vino el ingeniero físico químico Luís Eduardo Espinosa  y su señora Luz Marina Hernández,  me compartieron por escrito los positivos resultados que habían logrado ambos con la ingesta del agua mineral natural mineromedicinal de la Reserva Termal San Vicente, la señora con polipatología extrema, el ingeniero con afección de próstata, día a día registran los cambios, así se hace: compartir los resultados para que otros “Santo Tomás”, incrédulos aunque con razón sean beneficiarios de las curas termales y   cuenten a la humanidad que carece del conocimiento.

Vino un joven a comprar el agua, me contó que un oncólogo le recomendó venir a buscarme y adquirir el agua para mejorar el tratamiento. Has que tu alimento sea tu medicina y tu medicina tu alimento, Hipócrates padre de la medicina. Presidente ACTH, primer vicepresidente SITH, M, OMTH, director ALAH.

Add a comment

*Please complete all fields correctly

Artículos Relacionados

Posted by Asistente Comunicaciones | 24 mayo, 2019
Acompañamiento emocional para pacientes de la primera infancia
Celebro con alborozo el hecho de que existan nuevos paradigmas encaminados a generar cambios positivos en los pacientes de la primera infancia que estén hospitalizados. Es un avance significativo el...
Posted by Asistente Comunicaciones | 11 mayo, 2019
El primer Centro de Recuperación Nutricional será en Risaralda
Es el momento de las autoridades para observar el grado nutricional del Agua Mineral Natural mineromedicinal de San Vicente Reserva Termal. Las instituciones que tienen a su cargo velar por...
Posted by Asistente Comunicaciones | 3 mayo, 2019
Secretaría de Salud Departamental Clama por Primeros Auxilios Emocionales
“Entre más conozco al hombre más quiero mi perro” reza el dicho popular. A medida que más resultados en salud mental observo, con su respectiva comprobación y demostración en San...